jueves, 3 de enero de 2013

Si lo intentas.

Quiero ver sus hombros desnudos como la primera vez, con la lluvia mojando la ventana y repitiendo sus latidos, todo corazón tiene sus memorias y aveces hasta fotografías de una cinta de antaño, el tuyo parece ser anarquista, caprichoso y con tintes de "ya se me olvido". Pequeño como las manos de su dueña.

Tal vez el frió de este invierno cale tan hondo que atasco sus recuerdos dejándolos inaccesibles a todo publico, suele pasar que todo aquello que quita el ansia provoca nuevas venas, nuevos poros que poco a poco son llenados con curaciones mejor llamadas caricias, quizá alguien mas ya te curó.

Por lo mientras queda mas tiempo para desenrollar este mantel de pic-nic al que llaman "oportunidad", solo las marcas que sobresalen del cerebro son las que me pueden recordar que no siempre son finales inesperados los que causan furor en la piel, cuando son mas que esperados se vuelven fundamentales, aunque sin emoción, al no estar presentes y sin miedo a equivocarme, se extrañan.

Quiero ver su cara al arroparse después de un torbellino de locura y palabras coquetas, con la lluvia en su cara y queriendo tirar el saco de grandeza pidiendo a gritos un secreto mas, puede ser que tu final sea el que tu quieres y no el que todos esperan que sea, claro como dice el titulo...